fbpx
(442) 242 9255 hola@orthodentqro.com

Después de haber perdido una pieza dental lo ideal es restaurar dicha pérdida con una pieza nueva sin tener que tocar las piezas adyacentes.

Anteriormente, cuando se extraía un diente se pensaba en recuperarlo a través de la colocación de una prótesis fija, es decir, desgastar los dientes de los lados para de ahí sujetar dicha prótesis.

Por medio de una estructura metálica recubierta de porcelana quedaban unidas las piezas de tal modo que se tapaba el espacio que dejó el diente perdido.

<<También puedes leer: «¿Cómo reconocer una endodoncia mal hecha?»>>

Actualmente, lo más común y sugerido por el especialista (implantólogo, periodoncista o maxilofacial) es la colocación de un implante dental como sustituto del diente perdido, esto es por medio de un tornillo de titanio que hace la función de la raíz dental y, encima de éste, un aditamento protésico sobre el cual va colocada una corona estética. Así recuperamos la función masticatoria y estética de nuestra boca.

El material ideal de un implante dental es el titanio, ya que de acuerdo a sus características es biocompatible, presenta osteointegración con nuestro organismo, lo que significa que el posible rechazo es mínimo.

Para colocar un implante dental se debe ser un paciente candidato. Por tal, lo correcto es realizar una serie de estudios previos (revisión y exploración clínica, radiografías periapicales, tomografía computarizada, etc.) con el objetivo de analizar si hay suficiente hueso (altura y anchura ósea), examinar qué enfermedades crónicas presenta el paciente, así como conocer si es un paciente fumador y cuáles son sus hábitos de higiene. De todo esto dependerá el éxito y duración de nuestro implante.

Si tienes dudas o requieres un diagnóstico para considerar el colocarte un implante dental, recuerda ponerte en contacto con tu especialista de Orthodent.

Banner Agenda tu cita Orthodent Queretaro