La realidad de los retenedores o posicionadores en niños


Dr. Victor Manuel Lopez Morteo

La realidad de los retenedores o posicionadores en niños

Los retenedores en niños son también llamados posicionadores o reguladores bucales y se usan normalmente después de un tratamiento ortopédico o de ortodoncia para garantizar la retención de los movimientos dentales logrados, con la ventaja de que los posicionadores también ayudan a mantener la relación intermaxilar (de los maxilares entre sí) durante el crecimiento de los pequeños.

Es importante mencionar que a cualquier edad, después de concluir un tratamiento activo enfocado a corregir la posición de los dientes, coordinar los maxilares o ambos es imprescindible el uso de retenedores bucales, que garanticen durante algún tiempo más la estabilidad del tratamiento.

La importancia de usarlos

Los retenedores, posicionadores o reguladores bucales, son elementos muy importantes en la diversidad de formas de tratamientos que existen, en la odontopediatría y ortodoncia, para corregir ligeras malposiciones dentales, mantener armónico el crecimiento de los maxilares en la etapa activa del desarrollo infantil y como retenedores o mantenedores de la oclusión (mordida) después de los tratamientos activos ortopédicos.

Existe una gran variedad de marcas y diseños de posicionadores bucales , disponibles a través del odontologo especialista, quien se encargará de seleccionar el más conveniente para cada caso en particular.

Sin embargo, a pesar de la generalidad de tipos y diseños, podemos enunciar las principales características de la mayoría de ellos.

1.- Son fabricados en Silicon pesado y de un grosor considerable que soporte la fuerza de la mordida.

2.- Se realizan en diferentes tamaños preestablecidos para dentición temporal (niños) , mixta (pubertad) y permanente (adolescentes).

3.- La parte que corresponde al maxilar superior y a la mandíbula se encuentran unidos, con la información necesaria que permita mantener la armonía del crecimiento intermaxilar.

4.- Algunos posicionadores cuentan con las huellas de toda la dentición en una posición ideal, con el fin de realizar pequeñas correcciones en detalles como inclinaciones, rotaciones, extrusión e intrusión dentales.

5.- Cuentan con pantallas laterales que inhiben la presión muscular lateral de la boca, traduciendo esta acción en una expansión ortopédica de los maxilares.

6.- Algunos posicionadores cuentan con elementos en su diseño que permiten el control de algunos hábitos, como la deglución atípica o empuje lingual o el de la succión digital o labial.

El tiempo de uso es variable en cada aparato y en base a los objetivos establecidos, pero en la mayoría de los casos se tienen que usar a diario durante 12 horas, es decir de 2 a 4 horas en uso diurno y toda la noche.

En definitiva estos aditamentos tienen un beneficio real y contundente avalado por múltiples casos documentados y terminados con éxito. Sin embargo, es muy importante mencionar que los resultados dependen de su uso adecuado , ya que al ser aparatos removibles, requieren mucha motivación para el paciente infantil y sobre todo la supervisión y apoyo de los padres, quienes serán una parte muy importante en vigilar el uso adecuado del posicionador y por ende en el resultado del tratamiento.

Categorías: Odontopediatría

Etiquetas: retenedores , retenedores para niños , posicionares , brackets , brackets invisibles , brackets para niños , posicionadores bucales

Anterior Siguiente

Recibe noticias, promociones y lanzamiento de nuevos productos en tu correo.

Mándanos un whatsapp