Carillas dentales


Dra. Jocelyn González Pineda

Carillas dentales

Las carillas dentales son piezas delgadas de porcelana o resina del color del diente que se colocan a la superficie delantera de los dientes naturales y son una manera práctica de abordar una variedad de problemas físicos y estéticos.

¿Qué tipos de carillas existen?

Existen dos tipos de carillas las de composite (resina) y porcelana (cerámicas).

Las carillas de composite son hechas con una resina sintética que se adhiere al diente y es moldeado y trabajado en el propio diente. Está indicado para cuando existe alguna pequeña anomalía en los dientes. Es una solución económica, cuando la zona a restaurar es pequeña o no muy amplia, y rápida, en una sesión se puede colocar las carillas. Cada diente se debe realizar por separado y en ocasiones hay que retocar el diente original.

Las carillas de porcelana son realizadas con un material cerámico, más fuerte y resistente. Este tipo de restauración está indicado para aquellas personas que tienen afecciones más graves como fracturas de los dientes, una zona amplia a restaurar o separación entre dientes. El procedimiento requiere dos visitas al dentista: la primera para hacer un molde de los dientes y la siguiente para su colocación con un cemento de resina. Se colocan varias piezas juntas. Es una opción costosa aunque el color es más natural.

Ventajas y Desventajas

Las carillas de composite duran menos y pierde color por lo que requiere retoques posteriores. Sin embargo, las carillas de porcelana son más duraderas y pueden mantenerse el tiempo estipulado y retirarlas posteriormente sin riesgos.

Las carillas dentales están contraindicadas cuando el defecto a corregir es muy grave o el diente esté prácticamente destruido, existen otras alternativas más funcionales

Duración de las carillas

Es un tratamiento duradero que mejorar el aspecto de nuestros dientes pero el tiempo de duración depende de varios factores:

El material utilizado: las carillas pueden realizarse en composite o porcelana. El primero es una resina más económica y tiene mayor probabilidad de fracturarse que la porcelana, pero aun así puede durar entre 5 y 7 años. La porcelana es un material más resistente y caro y su duración puede estar alrededor de los 10 años o más.

La higiene bucodental: son materiales de diferente dureza, el cuidado diario es fundamental para mantener estas piezas en perfecto estado. Cepillarse los dientes de manera regular, 3 veces al día y el uso de seda dental, ayudarán a alargar el tiempo de duración de las carillas dentales.

Revisiones periódicas: el composite es un material que por sus características se puede deteriorar con mayor facilidad que la porcelana, por ello es importante acudir al dentista cada 6 o 12 meses y realizar una revisión de la boca.

Alimentos: las carillas son elementos resistentes pero hay que tener especial cuidado si mordemos un hueso, semillas o cáscaras que puedan fracturarlas.

¿Duelen?

Para colocar las carillas dentales es necesario que el dentista realice un pequeño tallado en la superficie de los dientes. Este proceso puede molestar o producir algún pequeño dolor en los dientes, por ello, es normal que se aplique una anestesia general que insensibilice la zona. Es decir, la colocación de las carillas dentales no produce dolor.

Una vez fijadas las carillas al diente puede ser que los primeros días note una pequeña molestia o sensibilidad en los dientes que se pasará en cuanto se acostumbre a las carillas. Pero no tiene porqué doler.

Si nota dolor persistente o inflamación es mejor que acuda al dentista y le cuente los síntomas porque podría estar asociado a otra patología no tratada.

¿Cómo se colocan?

El proceso de colocación de las carillas depende del material que se va a utilizar:

Carillas de composite: este tipo de carillas se coloca directamente sobre el diente. Es decir, cuando acuda a la consulta del odontólogo extenderá de manera directa la resina sintética y comenzará a darle la forma adecuada, tallará sobre el diente a tratar para que parezca natural. Se puede ajustar el color durante la aplicación de la resina.

Carillas de porcelana: es necesario realizar varias visitas al odontólogo. En la primera visita, el médico valorará y examinará la zona a tratar, expondrá las opciones de tratamiento y tomará el molde de los dientes, así como fotos para determinar el color y que la sonrisa parezca natural. Toda la información se envía al laboratorio para preparar las carillas. En la segunda visita, el médico mostrará las carillas al paciente y las colocará. Es posible que sea necesaria alguna otra visita si al mostrar las carillas de porcelana el paciente no se siente a gusto con ellas y hay que realizar algún cambio.

¿Se pueden quitar y renovar?

Puede ocurrir que se produzca alguna infección bajo el diente tratado, el paciente necesite colocar una ortodoncia o decida quitárselo. En estos casos se puede retirar la carilla, aunque si ha sido necesario tallar el diente o el esmalte es posible que no tenga el mismo aspecto.

Otra alternativa si se fractura una carilla, no nos convence el aspecto que nos ha quedado o se ha deteriorado es retocarla o renovarla. De hecho, las carillas de composite suelen necesitar una renovación a los 5 o 6 años de su colocación. Sin embargo, las carillas de porcelana no pueden renovarse, sí se han dañado la mejor opción es retirarla y colocar una nueva.


Categorías: Odontología Integral

Etiquetas: odontología integral , carillas , carillas dentales , carillas para dientes , carillas de porcelana , carillas de resina

Anterior Siguiente

Recibe noticias, promociones y lanzamiento de nuevos productos en tu correo.

Mándanos un whatsapp